Bob Dylan Club Perú

Suscríbete a Bob_Dylan_Peru_club
Fortificado con mx.groups.yahoo.comYahoo! Grupos

lunes, 12 de enero de 2009

¿Quién mató a William Zanzinger?

El inspirador de la canción, William Zantzinger, asesino.


Paradojas del destino, ayer apenas escogía el video de un joven y contestatario Dylan: "The Lonesome Death Of Hattie Carroll", para comenzar el año con una canción inicial pero capital en su carrera , y nos acaba de llegar la noticia: William Zantzinger, el agricultor que tristemente inspiró esta canción falleció hace dos días.

Precisamente el video en que se cuenta la historia desafortunada de este hombre quien asesinó a la mujer del título de la canción, aparece como una premontoria recordación de que los hechos no deben quedar impunes y que tarde o temprano, todo tiene su final.

A continuación transcribo traducido, el artículo aparecido en The Times, hoy 12 de enero el cual nos cuenta esta historia.


The Times (Londres), 12 Jan 09, edición internacional p. 43

William Zantzinger: agricultor de tabaco que inspiró una canción de Bob Dylan

"William Zanzinger mató a la pobre Hattie Carroll / Con un bastón que giraba alrededor de su dedo con su anillo de diamantes". Cuando , Bob Dylan, de 22 años, después de un poderoso intro de armónica, inició su nueva canción, "The Lonesome Death Of Hattie Carroll" (La solitaria muerte de Hattie Carroll), en el popular show de Steve Allen de América TV en febrero de 1964, estremeció a un gran segmento de la nación y, finalmente, a gran parte del mundo.

William "Billy" Zantzinger -Dylan eliminó la "t" del apellido, tal vez deliberadamente, para evitar una posible denuncia por difamación- era un hombre rico, de 24 años, agricultor de tabaco de Maryland con ascendientes aristócratas y políticos. La "pobre" Hattie Carroll era camarera de un bar y madre, de 11 a la que un borracho Zantzinger golpeó porque se demoró en servirle una bebida en un lugar al que Dylan llamó "un hotel de Baltimore donde se suele reunir la alta sociedad" el 9 de febrero de 1963. El incidente -un miembro de la aristocracia golpeando una camarera- que no era inusual en el Maryland de la época, y la detención de Zantzinger sólo mereció unas pocas líneas en los diarios de la Costa Este de EE.UU.

Pero Zantzinger era blanco, Carroll, un negra descendiente de esclavos, y el Movimiento de los Derechos Civiles estaba en ebullición. La canción de Dylan, incluido en su entonces reciente álbum The Times They Are A-Changin’, (Los tiempos están cambiando) se convirtió en una especie de himno de los derechos civiles, una metáfora de la desigualdad racial y de clase en los EE.UU., así como la canción que lleva su mismo título . Despreciando la decisión del juez de dar a Zantzinger solamente una pena de seis meses de prisión, Dylan concluye en la canción: "quítense la máscara del rostro /Ahora sí es el momento para sus lágrimas." Usó la palabra "solitaria" en el título, porque ninguno de los elegantes invitados aparecieron en ayuda de Carroll.

Acusado primero de asesinato, esto más tarde se redujo a homicidio involuntario después de haber llegado a la conclusión de que Carroll había muerto a causa de una hemorragia cerebral causada por traumas emocionales, más que físicos. Zantzinger había sido condenado a seis meses y $ 625 en multas el 28 de agosto de 1963. Por coincidencia, ese mismo día se realizó la marcha sobre Washington, en la cual Martin Luther King Jr. pronunció su famoso discurso de "Tengo un sueño" , que fue capital en el Movimiento de Derechos Civiles, aunque pasaría mucho tiempo para que su importancia histórica fuera reconocida.

El inicio de la condena de Zantzinger en prisión se retrasó durante varias semanas para permitirle cosechar sus cultivos de tabaco, un ejemplo de la corrupción y el amiguismo en Maryland, lo que impulsó a Dylan a escribir la canción en una cafetería de Manhattan, grabarla en octubre y presentarla ante todo el país en el programa de Steve Allen, una de sus primeras apariciones en televisión. Zantzinger, perteneciente al círculo social blanco, consideró que la sentencia fue justa, diciendo que Hattie Carroll ya se encontraba en un estado en la salud precaria y que el palo que empleó para golpearla, la cual en realidad era un juguete, no pudo haber sido lo que la mató.


Los magistrados se atuvieron a los seis meses de condena para garantizar que el condenado podría pasar dicho tiempo en un condado, en lugar de una cárcel estatal, donde podría haberse enfrentado a los abusos a manos de la mayoría de los presos que eran negros.

William Devereux Zantzinger , hijo de un ex político del Estado de Maryland, nació en la mansión de pilares del siglo XVIII de la familia que tenía 630-acres de cultivos de tabaco, en West Hatton, en el condado de Charles, en el sur de Maryland, en 1939. Su educación, más allá de lo básico, se consideró innecesaria, de modo que se crió trabajando en la granja , junto con trabajadores blancos y negros, un hecho que llevó a insistir a sus amigos, luego del incidente Carroll , que no era racista, sino que había estado fuera de sí a causa del alcohol. En la granja, disfrutaba de la caza - sobre todo del zorro - en su tiempo libre y se dice que bebía tanto con negros como con blancos en bares locales. Después de su salida de la cárcel en 1964, poco después del rechazo que Dylan había vertido sobre él por televisión ante la nación entera, Zantzinger regresó a la finca de la familia, donde su primera esposa, Jane, sus hijos y sus padres aún vivían.

Su nombre, y la vergüenza, parecían olvidados fuera de su círculo social, hasta que, luego de haber vendido la finca, incursionó en lo que él llamó "bienes inmuebles", alquilando viviendas destartaladas a s trabajadores negros pobres en un lugar llamado Patuxent Woods. En 1986, después de rehusarse a pagar impuestos sobre sus ingresos, el Condado de Charles confiscó todas sus propiedades, pero Zantzinger se aprovechaba de los pobres inquilinos quienes no eran conscientes de ello. Continuaba cobrándoles el alquiler de los hogares que ya no eran suyos.

No contento con eso, cuando algunos no pagaban tiempo, los llevaba a los tribunales y, posiblemente engrasó las palmas de las manos de los burócratas del condado, es decir, ganaba. Fue muchos años más tarde, en 1991, en que su estafa se puso al descubierto. Fue detenido por fraude,y multado con 62.000 dólares y 2.400 horas de servicio comunitario. Incluso entonces, algunos de sus "inquilinos" negros se pusieron de pie para, decirle que no habrían tenido un lugar para vivir, de no ser por su ayuda, ya que muchos de ellos no tenía empleo, crédito o dinero en efectivo en depósitos.


Hattie Carrol



Dylanólogos y periodistas y trataron de localizar a Zantzinger a lo largo de su vida, pero siempre él los evitó. Un biógrafo de Dylan, Howard Sounes, no obstante, logró obtener un par de comentarios de él en 2001. Dylan "es indudablemente un hijo de puta", Zantzinger fue citado diciendo: "Debí de haberlo demandado y metido en la cárcel. \ Una total mentira ". Incluso algunos fans de Dylan creen que hay un cierto grado de verdad en la crítica de la canción, diciendo que era una obra de arte, por los distintos hechos individualmente descritos, en parte por sus virtudes poéticas, y en parte para dar universalidad a los derechos civiles lucha de la época.

"La preocupación de Dylan no eran los hechos en sí mismos, sino la forma en que podrían encajar con sus nociones preconcebidas de la injusticia y la corrupción", escribió el dylanólogo Clinton Heylin en Behind the Shades (Detrás de las cortinas). "Que la canción en sí es una obra maestra de teatro y juegos de palabras no excusa las distorsiones de Dylan y, 36 años después, sigue presentando tergiversadamente al pobre William Zantzinger en concierto".

A Zantzinger le sobreviven su segunda esposa, Suzanne, y sus tres hijos de su primer matrimonio.

William Zantzinger Devereux, agricultor de tabaco, nació el 7 de febrero de 1939. Murió el 3 de enero de 2009, a la edad de 69 años.


Traducción de la letra de la canción:


THE LONESOME DEATH OF HATTIE CARROLL

(LA MUERTE SOLITARIA DE HATTIE CARROLL)





William Zantzinger mató a la pobre Hattie Carroll

con el bastón que giraba alrededor de su dedo con su anillo de diamantes,

en un hotel de Baltimore donde se reunía la alta sociedad.

Llamaron a la policía y le quitaron el arma de las manos

mientras le llevaban detenido a la comisaría,

donde acusaron a William Zanzinger de homicidio en primer grado.

Pero ustedes que discuten la desgracia y critican todo temor,

quítense la máscara del rostro,

ahora no es momento para sus lágrimas.



William Zanzinger, que a los veinticuatro años

tenía una plantación de tabaco de seiscientos acres

con padres ricos e influyentes que le proveían y protegían

y con relaciones de alto nivel en la política de Maryland,

reaccionó ante lo que hizo con un encogimiento de hombros,

maldiciendo, riéndose burlonamente e refunfuñando,

salió de la cárcel bajo fianza en cuestión de minutos.

Pero ustedes que discuten la desgracia y critican todo temor,

quítense la máscara del rostro,

ahora no es momento para sus lágrimas.



Hattie Carroll fue una mesera de cocina.

Tenía cincuenta y un años y dio a luz a diez hijos,

recogía los platos y sacaba la basura

y nunca se sentó a la cabecera de la mesa

y ni siquiera habló una vez con la gente de la mesa

tan sólo recogía los restos de la comida de la mesa

y vaciaba los ceniceros de todas las otras clases sociales,

fue asesinada de un golpe, matada por un bastón

que surcó el aire cayendo después de atravesar la habitación,

condenado y destinado a destruir todo lo noble.

Y ella, nunca le hizo nada a William Zanzinger.

Y ustedes que discuten la desgracia y critican todo temor,

quítense la máscara del rostro,

ahora no es momento para sus lágrimas.



En la sala del juicio, el juez golpeó con su mazo

para demostrar que todos son iguales y que los tribunales son honrados

y que los libros de leyes no admiten persuasiones

y que también los ricos son tratados adecuadamente

una vez que la policía los ha perseguido y atrapado,

y que la escalera de la ley no tiene principio ni final,

miró fijamente al hombre que mató sin razón alguna,

que, simplemente lo hizo porque quiso,

y habló grave y muy distinguido, tras su manto,

y condenó severamente, como pena y arrepentimiento

a William Zanzinger a seis meses de prisión.

Oh, pero ustedes que discuten la desgracia y critican todo temor,

quítense la máscara de la cara,

porque ahora sí es el momento para sus lágrimas.

4 comentarios:

Man in the Box dijo...

Hola, buen post. Has detallado bastante una historia q sabia solo de forma general. Incluso te iba a poner un link para un artículo sobre esto de El País, pero el tuyo esta más completo e interesante. Te linkee en mi blog.
Saludos.

Carla dijo...

Muchas gracias por las palabras.

RenzoMb dijo...

hola que tal? muy buen post..tengo una consulta, me akavo d unir al grupo de dylan en yahoo, creo que tu lo creaste no estoy seguro.. bueno la cuestion es que ac un tiempo que vengo tokando canciones de dylan pero asta ahora solo con guitarra y harmonica porke no conosco gente que quiera formar un grupo para tocar las canciones ke ac con the band, me preguntaba si conocias gente interesada y si me podrias ayudar, en fin gracias y felicitaciones por el blog, muy bueno

Carla dijo...

Hola Renzo. NO, no conozco gente (al menos en el foro) que toque Dylan. Uno de ellos sin embargo, es bajista de una banda llamada Rockestra, que toca música beatle, básicamente de Paul Mc Cartney. Quizás si comunicas tu inquietud en el foro mismo alguien sepa algo más. Fíjate, no sería mala idea si esciribieses al diario el comercio, la página de Rafo Valdizán. Yo lo hice y así pude formar el Club Dylan, crear el yahoo grupo y ahora el blog. Saludos.